Escuela de Familias de Niños de Papel Bucaramanga entregó 32 certificados

La clausura de certificación se realiza durante los dos semestres del año, pues la escuela pretende fortalecer, entrenar y apoyar núcleos en situación de riesgo emocional y social. Estos encuentros se vienen desarrollando en la institución hace 3 años.

La Asociación Niños de Papel Colombia certificó por el cumplimiento y la participación en la escuela de Familias, a 32 de 60 padres, familiares o acudientes asistentes que tienen a sus hijos menores de edad bajo tratamiento de salud mental y/o farmacodependencia en la entidad.

El padre certificado debe cumplir con el 80% de las asistencias, asimismo, para que estas clausuras sean posibles el equipo interdisciplinario de la ANP trabaja para desarrollar diferentes programas y actividades para los padres que fortalezcan su núcleo y orienten a cada uno de los acudientes el camino para mejorar su dinámica y relación con los menores. Algunas de las temáticas que se desarrollan son las relacionadas con los factores de riesgo y protección, la prevención de recaídas, salud mental, estilos de crianza, habilidades parentales, violencia intrafamiliar, mitos y realidades sobre las drogas y entre otros. El acto se realiza semestralmente y por mes hay dos encuentros.

“Las familias inician su participación en la escuela en el momento que empieza el tratamiento de sus hijos o familiares en la institución, algunas asisten hasta el momento de culminación de tratamiento el cual puede oscilar entre uno a cinco meses, otros, independientemente del tiempo de finalización del proceso hospitalario u ambulatorio, continúan con sus aprendizajes hasta finalizar y lograr cumplir con las temáticas planteadas por el periodo de 12 sesiones”, indicó Marcela Ríos, psicóloga profesional del programa de promoción y prevención de la Asociación.

Sin embargo, Barragán enfatizó en que “lo principal que debe saber un padre es que después de que un niño termina el proceso de internado, la responsabilidad mayor y la principal función recae sobre nosotros porque los padres piensan que un niño termina y lo entregan ‘reseteado’  y eso es mentira, por eso es que tantos niños recaen  porque se desentienden y siguen con la misma vida que llevaban antes y me refiero a que siguen con los mismos comportamientos, actitudes y si no asisten a la escuela no van a aprender nada y se pierde todo”.

Juan Manuel Barragán Quitián, padre de familia de un joven de 17 años de edad y quien ha estado recibiendo tratamiento desde abril del presente año, dijo, luego de recibir su certificación que “Niños de Papel es la mejor que hay en su campo y haberla encontrado para solucionar los problemas de comportamiento y adicción a las drogas que tenía mi hijo; fue una bendición”.

El padre, aseguró además que la labor que se realiza en estos espacios fortalece en sí en lazo entre muchos de ellos y “es una ayuda en todos los campos: familiar, social, económico y de trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *